VERIFICAMOS, INFORMAMOS, VINCULAMOS

movimiento empresarial 

AbrirOMorir: hasta la clase “fifí” se cansa

Ahora, las condiciones son diferentes: hay una mayor libertad de expresión, un contrapeso en el poder y una necesidad de recuperar los 39 mil 172 empleos con seguridad social que se perdieron en el 2020, de los cuales, 37 mil 788 se esfumaron en el periodo de pandemia.

VERÓNICA DE LA LUZ

En una década en el ejercicio de los medios informativos, nunca vi algo igual. El sector privado, los empresarios o la llamada la clase “fifí” nunca salió a las calles a pronunciarse por alguna causa. No ocurría, hasta la pandemia.

Ahora, las condiciones son diferentes: hay una mayor libertad de expresión, un contrapeso en el poder y una necesidad de recuperar los 39 mil 172 empleos con seguridad social que se perdieron en el 2020, de los cuales, 37 mil 788 se esfumaron en el periodo de la Covid-19.

Este miércoles se cumplió una semana desde que el sector privado inició el movimiento estatal #AbrirOMorir. Se gestó en el corazón del país, pero el sector restaurantero local le dio seguimiento por la desesperación de miles de trabajadores que complementaban sus sueldos con el dinero de las propinas, las cuales hoy no obtienen por la prohibición para dar el servicio en mesa (vigente del 28 de diciembre del 2020 al 25 de enero del 2021).

Al movimiento se unieron el sector restaurantero (Canirac), los comerciantes de giros no esenciales (Canaco y CCCH), los hoteleros (Aphym), los centros comerciales (Acecop) y una representación del sector industrial (Coparmex). Todos encontraron un común denominador, que es la presión de las empresas y de los trabajadores, quienes están consientes de los efectos de la Covid, pero que tampoco tienen recursos para subsistir en su día a día.

Historias de trabajadores que preparan comida en sus casas y la venden a sus conocidos, son múltiples. También de cierres de negocios: restaurantes, dulcerías o zapaterías.  

La situación de la pandemia por Covid-19, despertó en el sector privado, el ánimo para levantar la voz por sus negocios, por sus afiliados y por los trabajadores.

El 13 de enero, empresarias y empresarios hicieron sonar sus cacerolas. Este 20 de enero, caminaron por algunas calles del Centro Histórico para hacer la exigencia de que se reabran los comercios de los giros no esenciales, y de que los restaurantes puedan atender en mesa.

En la marcha pacífica, los empresarios caminaron por algunas calles céntricas, con un cartel en mano que rezaba: #AbrirOMorir, consigna de la protesta pacífica. Intercalaban sus pitidos con el silbato, con charlas y consignas de: ¡queremos trabajar!

NOTA RELACIONADA

#Reporteverídico #INFORMEVERÍDICO

Avenida Juárez, agonizante; muestra la desgracia económica que viven varios poblanos